top of page
1/9

Enfoque

Relacional

Dialógico

el convivir como
creación y sostenimiento de
redes de vínculos confiables

EN EL PRINCIPIO FUE LA CONVIVENCIA

La manera

en que te relacionas

define tu calidad de vida

y la de quienes

te rodean.

Lía Goren

La convivencia es el ámbito ineludible en el que todos realizamos nuestro vivir y el espacio en el que las niñas, los niños y las/los jóvenes aprenden con nosotros, los adultos de sus vidas y con sus compañeros/as, las habilidades para la vida.

Estar en relación es una condición que precede a la vida y no a la inversa. Todo niño y niña que nace solo llegará a ser quien desea y pueda ser en la convivencia con las personas que los han recibido y los acompañan a lo largo de su infancia y juventud.

 

Sin esa red que los anida no podrían subsistir y de lo que allí suceda dependerán, en gran medida, sus posibilidades en la vida.

 

Por eso, la convivencia es lo primero. Después vendrán las artes, las matemáticas, el deporte o la filosofía. O al mismo tiempo. Pero de ninguna manera convivir es excluyente.

EL ÁMBITO DE NUESTRA HUMANIZACIÓN ES EL LENGUAJE 

​Todo lo que nos sucede a los seres humanos sucede en entornos de comnicación. Desde que nacemos habitamos un mundo de gestos y palabras que nos llega de la mano de las personas con quienes crecemos.

Mejorar nuestras vidas y al mismo tiempo brindar a las nuevas generaciones experiencias de convivencia transformadoras implica ocuparnos de la relación y de la manera en que nos comunicamos.

Los niños, niñas y jóvenes

se van a transformar

con nosotros, con los mayores

con los que conviven,

según sea esa convivencia.

El futuro de la humanidad

no son los niños,

somos los mayores

con los que se transforman

en la convivencia.

Humberto Maturana

EL MOTOR DEL CAMBIO

ESTÁ EN EL SISTEMA RELACIONAL

NO EN LAS PERSONAS 

La calidad de tus relaciones define tu calidad de vida y la de quienes te rodean.

 

En Awayo te ofrecemos una perspectiva renovada de las relaciones y las competencias comunicativas que hacen posible el desarrollo saludable de las personas en la familia, en el ámbito educativo y en cualquier otro ámbito en el que las personas interactúan.

 

Cuando modificas tu manera de interactuar con los demás todos se ven transformados. Lo que aprendes para vos mismo también lo aprenderán las personas con quienes convives.

Necesitamos reconocer los mecanismos violentos encriptados en la manera en que los adultos aprendimos a comunicamos y seguimos utilizando con los niños, las niñas y los/las jóvenes.

 

Vivimos en una cultura normalizadora de las relaciones, individualista y competitiva opuesta a los principios de organización propios de las comunidades sostenibles.

Los cursos basados en el enfoque de Awayo permiten descubrir, realmente, que otro convivir es posible y cómo lograrlo.

bottom of page